Houston (EE.UU.).- Los Dodgers de Los Ángeles han dado todo su apoyo al relevista Joe Kelly, quien el martes por la noche golpeó de forma intencional y “peligrosa” al tercera base de los Astros de Houston, Alex Bergman, pese a que las Grandes Ligas le han impuesto una suspensión de ocho partidos.

El incidente ocurrido en el Minute Maid de Houston, que provocó el abandono de los jugadores de ambos equipos de sus banquillos para enfrentarse verbalmente, también dejó la suspensión de un partido al piloto de los Dodgers, Dave Roberts, que “justificó” las acciones “violentas” de Kelly.

Mientras, el manejador de los Astros, Dusty Baker, fue multado por una cantidad no especificada, de acuerdo a la información ofrecida esta tarde por las Grandes Ligas.

Kelly, quien lanzó una bola rápida a más de 150 kilómetros por hora, detrás de la cabeza de Bregman y luego se burló del campocorto boricua Carlos Correa en el camino de regreso al banquillo, apelará su suspensión y lo pondrá a disposición para el final de la serie.

Roberts cumplirá su suspensión de inmediato, lo que llevó al entrenador de banca de los Dodgers, Bob Geren, a actuar como piloto del equipo cuando esta noche los Dodgers se vuelvan a enfrentar a los Astros.

Según el calendario de 60 partidos a lo que ha quedado reducido la nueva temporada, una suspensión de ocho representa más del 13 por ciento.

Las Grandes Ligas informaron que tomaron como referencia a una suspensión previa por “lanzamiento intencional” al establecer el castigo para Kelly, quien recibió otros seis encuentros sin poder jugar en abril del 2018 cuando protagonizó una pelea con Tyler Austin, de los Yanquis de Nueva York.

Kelly negó “intencionalidad” en sus acciones después de la victoria por 5-2 de los Dodgers, al decir que “mi precisión no es la mejor”.

El relevista también lanzó cuatro lanzamientos al primera cubano de los Astros, Yuli Gurriel, y luego recetó a Correa un par de bolas curvas adentro antes de poncharlo.

Cuando abandonó el montículo, Kelly se burló de Correa con expresiones de su cara que ya se han hecho virales en las redes sociales y los jugadores de los Dodgers han alabado, mientras ya comienzan a salir camisetas para imprimir su gesto y la expresión irreproducible que le dedicó.

El abridor de los Astros, Lance McCullers Jr., en conferencia con los periodistas, este miércoles, dijo que no tenía dudas sobre la intención de Kelly.

“Joe Kelly lanzó una pelota a propósito detrás de la cabeza de Bregman, con la cuenta en 3-0”, señaló McCullers. “No solo se encargó de enviar un mensaje, sino que ni siquiera formó parte del equipo durante esa temporada (2017)”.

McCullers se refería a la Serie Mundial que los Astros le ganaron a los Dodgers y luego se descubrió el escándalo del robo ilegal de señales del equipo de Houston a los receptores de los equipos rivales.

“Sabíamos que al entrar al juego le iba gustar salirse del guión. Es lo que es. Sus acciones demuestran lo que es. Lo que hizo después de retirar a Correa no fue profesional. Correr hacia el banquillo no fue profesional. Así que es lo que es. Estamos aquí para jugar béisbol. Solo queremos ganar. Eso es todo”, recordó McCullers.

Los Dodgers expresaron su enfado después de que una investigación realizada por las Grandes Ligas confirmase el robo de señales por parte de los Astros, mediante un sofisticado método, que incluía la utilización de un cubo de basura que golpeaban para descifrar las señales que los receptores rivales daban a sus lanzadores.

El apoyo de los jugadores de los Dodgers a las acciones antideportivas de Kelly han sido consideradas como otro duro golpe a la imagen del béisbol, que de alguna manera han justificado el comportamiento ilegal de los Astros, que ya habían sido castigados de acuerdo a las reglas que rigen dentro de las Grandes Ligas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí